Fondo Esperanza SpA

Fondo Esperanza reduce la brecha de la desigualdad a través del emprendimiento

Detalle manos de artesano

Desde 1992, cada 17 de octubre las Naciones Unidas conmemora el “Día internacional para la erradicación de la pobreza”, una iniciativa para renovar el compromiso de gobiernos, organizaciones no gubernamentales, instituciones y sociedad de crear acciones concretas para acabar con la pobreza en el mundo.

Fondo Esperanza lleva 14 años trabajando para cumplir el sueño de más de cien mil emprendedores de Chile, un 56% pertenece al 20% más vulnerable del país. La entidad llega a las personas más desfavorecidas para que sus emprendimientos se transformen en una herramienta eficaz que mejore su calidad de vida.

Rosa Fuenzalida es una comerciante de Recoleta (Santiago) que integra el banco comunal “Creciendo Juntos” del programa “Segmentos  Excluidos”.  Trabajó como vendedora ambulante y desde hace ocho años tiene un puesto de confites en la calle. “Siento un gran apoyo y confianza. Eso es bueno porque en Fondo Esperanza nos sentimos acogidos, nos reciben de beso y no nos miran raro. Nos ven como personas tal cual y eso se agradece, porque a veces no te miran por lo que eres, sino por cómo andas”, indica Rosa.

En Iquique vive Iris Varas, una emprendedora que tuvo que dejar su trabajo como secretaria debido a una enfermedad degenerativa. El emprendimiento ha sido la vía para que saliera adelante. “Entré a Fondo Esperanza con la intención de superarme de acuerdo a mi necesidad y discapacidad. Por mí misma creé mi forma de salir adelante y perseverar”, explica.

La presidenta de Chile, la Superintendencia de Bancos e Instituciones Financieras y la Universidad de Chile han concedido a Fondo Esperanza el 3° lugar del Premio de Educación Financiera 2016, categoría “Aporte de Inclusión Financiera”, por su programa “Segmentos Excluidos”, enfocado en trabajar con reclusos y personas sin hogar para que puedan reintegrarse en la sociedad a través de sus emprendimientos.  Este programa está funcionando en las cárceles de Osorno, Puente Alto (con dos Bancos Comunales), Colina y Limache.

Fondo Esperanza apoya a sectores vulnerables a través de servicios financieros, capacitación y redes para contribuir a que mejoren sus condiciones de vida, las de sus familias y comunidades.