Fundación Microfinanzas BBVA

“La filantropía para el desarrollo debería ser ética y sostenible, y sus resultados, medibles”

OCDE

Son palabras del Presidente del Patronato de la Fundación Microfinanzas BBVA, que resumen su decálogo acerca de cómo debería ser la filantropía para el desarrollo en 2030. Claudio González-Vega aclara que no son mandamientos: “Nos basamos en nuestra experiencia”, ha asegurado en su intervención en la netFWD, organizada por la OCDE.

1. La filantropía debe ser éticacimentada en valores con un código ético que la respalde.

2. Centrada en el clienteEs indispensable que las organizaciones sitúen al cliente en el centro de toda su actividad para que éstos puedan progresar. La FMBBVA apoya y acompaña a casi dos millones de emprendedores vulnerables que necesitan acceder a servicios financieros y a capacitación para su desarrollo sostenible. “No les sacamos nosotros de la pobreza, salen ellos mismos”, señala González-Vega.

“No les sacamos nosotros de la pobreza, salen ellos mismos”

3. Basada en el conocimiento. “La rapidez exponencial del cambio y una tremenda complejidad conforman un futuro incierto, en el que el conocimiento juega un papel fundamental”, afirma el presidente del patronato de la FMBBVA. Especialmente en las microfinanzas, un modelo basado en las relaciones humanas y donde la innovación tiene un papel clave. De esta necesidad por adquirir el mayor conocimiento posible surgen los dos puntos siguientes: una mayor cooperación y una mayor diversidad de fuentes de información.

4. En la cooperación. “Los objetivos no pueden cumplirse sólo con el esfuerzo individual”, apunta Claudio González-Vega. Dentro de una organización, es importante la contribución y el compromiso de cada uno de sus actores.

5. Mayor diversidad de fuentes de conocimiento. En el caso de la FMBBVA, ésta viene de los cuatro componentes que forman la institución. El primero, el “filántropo”: el Grupo BBVA, con una experiencia en banca de más de 150 años. Creó la Fundación en 2007 como una organización jurídicamente independiente y sin ningún otro retorno para él que el reputacional. Por otro lado, la Fundación, sin ánimo de lucro, promueve el desarrollo de cientos de miles de emprendedores en América Latina y del sector de las microfinanzas, como motor de progreso y crecimiento económico y social de las personas vulnerables. La tercera fuente de conocimiento son las instituciones microfinancieras del Grupo FMBBVA que están reguladas por el marco jurídico del país y que trabajan bajo el Código de Buen Gobierno de la Fundación. Y, por último, los emprendedores de todos los sectores y zonas. “No solo hay que aprender sobre ellos, sino también de ellos”, puntualiza el presidente del patronato.

intervención Claudio Gonzalez Vega en netFWD OCDE

Claudio González-Vega, durante su intervención en la netFWD, organizada por la OCDE

6. Eficiente. Para que el modelo filantrópico pueda ser sostenible debe ser eficiente. “Hay que usar los recursos disponibles de la manera más eficaz desde el punto de vista de coste y beneficio”, asegura González-Vega.

7. Sostenible en todas las dimensiones. Para que el desarrollo del cliente sea a largo plazo, la relación con la institución debe serlo también.

8. Con una regulación adecuada, que estimule la innovación y que permita que las entidades filantrópicas desempeñen su labor.

9. Con resultados medibles, como una herramienta de gestión y como parte del conocimiento necesario para construir instituciones sostenibles. La Fundación Microfinanzas BBVA elabora anualmente un informe de desempeño social “Midiendo lo que realmente importa” en el que refleja las condiciones iniciales de sus clientes y su progreso en el tiempo para poder adecuar los productos y servicios a la capacidad y las necesidades del cliente.

10. Con alianzas y socios para llegar a más gente, desarrollar nuevas herramientas e impulsar el sector a través de un know-how colectivo. La FMBBVA trabaja con grandes instituciones como Naciones Unidas, el Banco Interamericano de Desarrollo o el International Investment Fund. “Estamos donde creemos que podemos contribuir y, especialmente, donde creemos que podemos aprender”, afirma Claudio González-Vega.

“Estamos donde creemos que podemos contribuir y, especialmente, donde creemos que podemos aprender”

La netFWD, que acaba de celebrar su encuentro anual en su sede en París, es una iniciativa del Centro de Desarrollo de la OCDE para promover la cooperación y el intercambio de ideas de varias fundaciones, entre ellas la Fundación Microfinanzas BBVA. Los representantes de las instituciones han debatido sobre la filantropía como un actor clave en la consecución de los 17 Objetivos de Desarrollo Sostenible de la Agenda 2030 de Naciones Unidas.