Fundación Microfinanzas BBVA

Mujeres de la FMBBVA, emprendedoras de un presente con futuro

América Latina es un lugar con grandes dificultades para las mujeres, sobre todo en inclusión financiera, desarrollo, participación laboral y educación. En una región con 168 millones de personas en situación de pobreza, según cifras de la CEPAL, siendo más de la mitad mujeres, el emprendimiento se convierte en un factor clave para progresar y avanzar.

Esta región cuenta con una de las mayores tasas de iniciativa empresarial;  un 17% de adultos participa en algún tipo de emprendimiento. Para muchas mujeres, emprender es la única opción para salir adelante. De hecho, en 2015 las mujeres han sido la principal fuente de ingresos en el 32% de los hogares latinoamericanos.

Por ello, las mujeres son una prioridad para la Fundación Microfinanzas BBVA. Suponen el 60% de los emprendedores a los que atiende, llegando a alcanzar el 83% en Fondo Esperanza y el 67% en Banco Adopem, entidades de la FMBBVA en Chile y República Dominicana respectivamente.

María Paola es un claro ejemplo de cómo el esfuerzo y la dedicación te pueden cambiar la vida. Esta emprendedora decidió contar con la ayuda de Microserfin, entidad de la FMBBVA en Panamá, para crear su propio negocio. Con tan sólo una máquina de moler maiz, comenzó haciendo tortillas y empanadas para vender. Así, poco a poco se fue abriendo camino hasta convertirse en empresaria y gestionar diversos negocios.

“Mujer, tienes un futuro con Microserfin. Tú puedes, porque yo he podido”; este es el llamamiento que hace María Paola a aquellas mujeres que estén en una situación similar a la que ella estaba antes de emprender su negocio. Gracias a los créditos que le dió la entidad ha podido, según afirma “avanzar cada día más y proyectarme en grande”. Su caso es uno de los más de 1 millón de mujeres atendidas por la Fundación, que cada día se esfuerzan por mejorar su futuro y el de sus familias.

El perfil de las emprendedoras atendidas por la FMBBVA suele ser el de pequeñas propietarias de negocios ligados a su actividad doméstica, como puestos de comida o talleres de costura. Además, en general, con el 50% menos de capital invertido que los hombres, las mujeres consiguen un 20% más de ingresos.

El 68% de las mujeres atendidas en 2016 por la FMBBVA a través de sus entidades en Colombia, Chile, República Dominicana, Panamá y Perú, lograron superar la pobreza. Ésta es la muestra más significativa del trabajo diario de las emprendedoras, que con la ayuda de la Fundación, no sólo avanzan hacia sus objetivos sino que se proponen nuevas metas.

Asesores que llevan el progreso a los más vulnerables

Cada uno de los 1,8 millones de emprendedores de la FMBBVA recibe el apoyo directo de los 8.000 trabajadores, 4.000 de ellos asesores que a pie, en autobús o en moto, superan cualquier obstáculo hasta llegar donde viven sus clientes. Un ejemplo es Karen, una asesora de Fondo Esperanza que cada día brinda a personas vulnerables la oportunidad de acceder al sistema financiero. Para ella, este oficio le permite llegar a casa con la satisfacción de estar ayudando a que estas personas mejoren sus vidas.

Gabriela es una de las emprendedoras a las que atiende. Dedicada a la venta de comida rápida, ha logrado progresar. Ahora, su sueño es tener una empresa propia con la que sacar adelante a su familia. Gracias a la Fundación, esta mujer ve posible alcanzar sus objetivos y salir de la pobreza, tal y como le sucede al 32% de los emprendedores tras dos años recibiendo el apoyo de la FMBBVA.